Candidiasis intestinal y alimentación

La candidiasis intestinal es una infección en el intestino delgado causada por el hongo candida albicans, aprende a controlarla a través de la alimentación.

Candidiasis intestinal y alimentación

La candidiasis intestinal es una infección en el intestino delgado causada por el hongo candida albicans, que es una de las variedades de hongos de una familia de al menos 150 especies.

Es una levadura que es residente habitual en el tracto intestinal de todo ser humano y forma parte de los microorganismos que regulan el equilibrio intestinal.

Pero si por algunos factores adversos se presenta una depresión del sistema inmunológico, se produce en consecuencia un desequilibrio en la flora intestinal, que es causante de un excesivo crecimiento de esta levadura en el organismo.

Resistencia a los medicamentos: el fluconazol, un medicamento antimicótico, no puede unirse a su objetivo, el lanosterol 14 alfa-desmetilasa.

Factores que pueden desencadenar la candidiasis

No son pocos y deben tenerse en cuenta porque son más comunes de lo que suele pensarse y pueden afectar a otras partes del cuerpo y producir una variedad de candidiasis en forma de infección vaginal:

  • Excesivo consumo de carbohidratos, azúcar y alcohol, con un aumento de los niveles de glucosa.
  • Abuso en la toma de antibióticos, ya que estos producen alteraciones en la flora intestinal y la cándida puede multiplicarse y ser causante de una infección.
  • Por consumir agua del grifo, ya que contiene flúor y cloro que arrasan la flora intestinal y deprimen el sistema inmune.
  • En ocasiones, el consumo de embutidos, porque estos productos contienen lactosa, azúcar, colorantes, conservantes y otras sustancias que son tóxicas.
  • Por el uso de anticonceptivos, ya que estos eliminan la vitamina B6 del organismo y en consecuencia se debilita el sistema inmune.
  • Estos y otros factores, como el estrés prolongado, son causantes de la candidiasis intestinal, y como puede notarse, básicamente los factores más relevantes tienen que ver con los hábitos de alimentación.

Por eso esta enfermedad es más frecuente en aquellas personas que no siguen dietas sanas y son obesas o diabéticas, o ambas, o consumen bebidas alcohólicas en exceso.

Las personas con malos hábitos de alimentación padecen de malas digestiones, subidas en los niveles de glucosa, fermentaciones y otro tipo de perturbaciones que debilitan el sistema inmune y, por lo tanto, están más expuestas a sufrir de candidiasis intestinal.

Cómo combatir la candidiasis intestinal

Hay un conjunto de recomendaciones que deben seguirse puntualmente para controlar y eliminar este perturbador padecimiento, que de no seguirse puede convertirse en candidiasis crónica o recurrente, con todas sus perniciosas consecuencias.

En primer lugar deben consumirse todos aquellos alimentos que son beneficiosos en estos casos, como los que son ricos en minerales, vitaminas y antioxidantes.

Procurar en lo posible la disminución del consumo de alimentos de origen animal y consumir todos aquellos  nutrientes desintoxicantes y alcalinos.

Se recomienda ampliamente el consumo de productos que contengan probióticos, ya que son estimulantes del equilibrio del sistema inmune y los agentes biológicos del organismo.

Un buen régimen dietético para la desintoxicación del organismo en estos casos debe incluir alimentos ricos en omega 3, selenio, zinc y las vitaminas A, C y E. Lo ideal es mantenerlo al menos por tres meses y siempre bajo la asesoría y supervisión de un nutricionista.

Nada de automedicación, y mucho menos de someterse a algún régimen recomendado por una persona que no sea médico ni especialista en este tipo de trastornos del organismo. Lo principal es acudir a un médico y estar dispuesto a mejorar los hábitos de alimentación y estilo de vida.

Al este respecto,a la comunidad médica española ha comprobado la efectividad  de un producto como Actifemme Dúo para la prevención y el tratamiento sinérgico de la candidiasis intestinal y vaginal.

Este revolucionario producto propicia que se restablezca el equilibrio de la microbiota en todo el organismo y es un inhibidor de la proliferación de microorganismos patógenos que producen la candidiasis en todos sus tipos.

Comentarios

Deje su comentario